septiembre 02, 2011

Todo en juego.



En tus piernas se derrama
toda mi inocencia.
 Asuma una sequía de mi esencia
y me hago humo
en medio de ese aire que respiras.

Vale, ya están todas las cartas sobre la mesa, ya no se puede volver atrás. Si te la juegas por mi tendrás que acostumbrarte a que te diga corazón, gordo, bebu y todas las cursiladas que se te puedan ocurrir. Tendrás que acostumbrarme a mis reclamos de cariño y a mi bajón temporal. Tendrás que acostumbrarte a mi mal humor y a mi agenda apretada cada semana. Tendrás que acostumbrarte a hablar por teléfono conmigo cada noche y a entender que no puedo salir cada día contigo. Tendrás que acostumbrarte a que me vaya para afuera y a que me quede sin saldo en medio de la conversación. Tendrás que acostumbrarte a escuchar todas mis penas y todas mis alegrías. Tendrás que acostumbrarte a no verme tanto como quisieras y a extrañarme de vez en cuando. Tendrás que acostumbrarte a mi vida y a mi forma de ser. Tendrás que acostumbrarte a mi y yo tendré que acostumbrarme a ti.

1 comentario:

Yanina ♥ dijo...

Muy Buen blog!, me encanta
Te sigo. Te espero por el mio. Gracias :D